Hay que tener amantes!!!

Es muy habitual que suceda, que muchos padres y madres, desde pequeños decidan apuntarnos a alguna actividad fuera del horario escolar. Siendo muy común, niños deportes y niñas baile. Esto puede ser así o no, porque cada niño o niña, debería ir descubriendo y probando que es lo que realmente le apasiona, ya sea música, deporte, danza, o cualquier otra actividad.

En mi caso yo seguí un patrón habitual, no solo por decisión de mi madre o padre, sino porque desde bien pequeña yo descubrí que me gustaba bailar.

Mi experiencia primera fue con el ballet clásico, y ya sería un inicio que me marcaría para siempre, porque mientras muchas niñas son apuntadas a ballet y no tardan demasiado en desistir y dejarlo, yo descubrí que iba a ser uno de mis grandes compañeros de viaje en mi vida, porque me sentía fascinada por su orden, técnica y disciplina, aprendiéndolo a disfrutar desde el minuto uno. Esto evidentemente es decisión personal, porque cada uno tiene que descubrir que es lo que le hace sentir bien.

Y así hasta hoy en día, y aun sin ser mi profesión, ha sido una actividad que nunca he podido llegar a dejar, o que cuando estoy o paso una temporada sin ello lo puedo llegar a echar muchísimo de menos.

También y durante todos estos años he complementado mi formación y clases con más disciplinas, pero ahora voy a señalar una que también me ha marcado de manera muy positiva.

Hace aproximadamente cuatro años estaba en una época de mi vida donde me sentía bastante perdida, sin saber por dónde tirar o sin encontrar sentido a nada. Creo que todos o la mayoría podemos sentir a veces algo parecido.

Sin entrar en detalles personales, empiezas a tomar decisiones, porque hay que seguir hacia adelante, y hay que seguir viviendo y disfrutando. Y una de las decisiones tomadas fue aprender salsa y bachata, que era un baile que nunca había probado y descubrí que empezaba a estar de moda.

Aparte de por mi fascinación por el baile en general, me parecía una buena forma de ampliar mi círculo social, o de bailar en pareja, que era algo que siempre me había llamado la atención, y por circunstancias no lo había podido hacer demasiado. Además era un baile orientado a pasárselo bien, o poder salir a bailarlo a las discotecas. Y nunca está mal probar cosas algo distintas a lo que yo venía haciendo hasta entonces.

Puedo decir hoy en día, que fue de las decisiones más acertadas que pude tomar, por toda la gente que he conocido, por los buenos amigos que he hecho y los momentos tan buenos que he disfrutado en clases, salidas, actuaciones, congresos…

La última de las más positivas consecuencias es que he encontrado una academia que es SALSA MADRID CENTRO, que me ha dado la oportunidad de poder transmitir todos mis conocimientos, a la gente que empieza a disfrutar de esta modalidad de baile.

Saco la misma conclusión recomendada por psicólogos, libros o artículos de autoayuda: hay que tener un amante, y este no tiene por qué ser solo un compañero o compañera sentimental. Este amante podemos encontrarlo en el trabajo cuando es vocacional, en el arte, en el deporte, en las relaciones sociales, en el obsesivo placer de un hobbie…. como puede ser el baile o la danza.

Anímate a buscar tus amantes, anímate a disfrutar de la vida, anímate a bailar!!

About David Castellano Cano

Call Now Button