como-conocer-gente-bailando-salsa

Un día, te despiertas por la mañana y te das cuenta de que es sábado y no tienes ningún plan para salir a divertirte. Tienes alguna propuesta, pero lo cierto es que no te seducen de ninguna manera.

¿Tu vida te aburre? Puede que notes que nada te divierte y que te encuentras encerrado en un círculo constante de actos mundanos que no aportan valor a tu vida. Es necesario tener aficiones, pasatiempos y hobbies que llenen tus momentos de ocio, que te emocionen e ilusionen dando un sentido de diversión a tu estado vital. Pero a veces es difícil encontrar la actividad que se adapte a las necesidades de entretenimiento de cada persona y que llenen su vida aportando valor real. De esta forma, es frecuente caer en tópicos y obviedades que puede llegar a resultar rutinarios, aburridos y tediosos.

No está mal salir de vez en cuando con compañeros de trabajo o conocidos de otras actividades, sin embargo, puede ser que no tengas nada en común con esas personas y que esos planes no te llenen cuando resultan constantes. Si ante la rutina optas por quedarte en casa o ansías probar cosas nuevas que aporten un valor añadido a tu vida de una forma sana y divertida, deberías probar a bailar salsa.

La necesidad de cambiar de ambientes para conocer gente nueva con la que relacionarse y establecer lazos de amistad verdaderos basados en los intereses comunes y las experiencias compartidas, es una de las mejores razones para comenzar a tomar clases de salsa.

La salsa es un baile puramente social, las relaciones personales son necesarias para llevarlo a cabo y el mismo baile las propicia. Aprender salsa te aporta valiosas y suficientes armas para socializar con éxito y te proporciona puntos de interés común con las personas con las cuales practicas el baile.

Un factor especialmente interesante es el ambiente más que agradable y distendido que se genera entre los alumnos de salsa. Estas relaciones entre compañeros están basadas en la diversión y camaradería lo cual propicia la amistad y el compañerismo. En poco tiempo saldrás a divertirte con tus compañeros de baile para practicar lo aprendido en clase y no dudaréis en tomar algo tras las lecciones de cada día para comentar, compartir ideas, opinar y mejorar en grupo.

Sí tienes ganas de bailar no esperes a que algo te empuje. Lo mismo ese algo nunca llega o a lo mejor llega y no quiere empujarte.
La espera a veces es un sinónimo de indecisión. No dejes que la duda te detenga. Yo y mis alumnos te estamos esperando con los brazos abiertos. Tenemos ganas de que el grupo cada vez sea más grande.

El interés, la afición y la diversión de practicar salsa se unen al ejercicio y sus múltiples beneficios para el organismo de forma que sube la autoestima y se genera una sensación placentera que invita a repetir, a practicar y a aprender más. Ese conjunto de sensaciones más que agradables ayudan a enfocar la vida desde un punto de vista mucho más alegre y positivo. El ejercicio siempre trae consigo estos beneficios y el baile, como unión de deporte y arte, se caracteriza por aportar un valor añadido de diversión y disfrute que proporciona evidentes ventajas al cuerpo y la mente.

Cuando una persona se encierra en casa sin ánimo para salir y sin ganas de probar cosas nuevas por el miedo y la pereza, lo más difícil es comenzar. En el momento en que se decide a dar el primer paso, los acontecimientos vienen solos y las situaciones se suceden de manera natural para mejorar considerablemente la posición moral y física de la persona afectada por esa desazón. Por esta razón, es mejor no pensar demasiado en el hecho de si uno debería levantarse o no y comenzar a practicar en las clases de salsa.

Cuanto más se prolonga ese pensamiento más difícil parece tomar la decisión y, en realidad, resulta muy sencillo, muy accesible y muy beneficioso para cualquiera que lo desee. Simplemente comienza, inscríbete en las clases de salsa y empieza a divertirte desde el primer día.

Cuando descubras todas las ventajas que te ofrece la salsa conocerás las razones que impulsan a los aficionados a seguir bailando y serás partícipe de las interesantes relaciones personales que pueden surgir de una afición tan completa capaz de entrenar tu cuerpo, tu mente, así como tus habilidades sociales.

En resumen, bailar salsa te ayuda desde muchos puntos de vista. En el ámbito social te aporta armas suficientes de comunicación y relación con los compañeros y te permite divertirte de una forma sana y original. Desde el punto de vista físico y mental te aumenta la autoestima y mejora tu estado general de salud aliviando el estrés, potenciando la circulación, quemando calorías y toxinas, eliminando líquidos y mejorando la flexibilidad entre otros muchos beneficios tanto físicos como mentales.

About David Castellano Cano